transporte_vertical

Cristina Isabel Unda Ramírez es, desde hace 16 años, la administradora del Complejo Centro Internacional Club Colombia en Bogotá, una copropiedad conformada por tres torres, una de 30 pisos de oficinas y dos de apartamentos. Desde su construcción hace 50 años, fueron instalados 8 ascensores Mitsubishi Electric en las 3 torres, convirtiéndose en los primeros ascensores en funcionamiento de la marca en Colombia.

Los ascensores del complejo llevaban más de 35 años moviendo a los colombianos, por lo que se hizo necesario mejorar los tiempos de espera para lograr un tráfico más eficiente de los usuarios, y de paso contar con equipos más modernos que permitieran ahorrar costos energéticos, de mantenimiento y que brindaran mayor comodidad a los residentes.

Este proyecto consistió en la modernización de los ascensores ya existentes y en un cambio de máquinas. Este último fue clave, pues le permitió a la copropiedad ahorrar un 50% de energía, una variación que se notó casi de inmediato. “Cuando hicimos el proyecto de modernización no habíamos pensado en cambiar las máquinas porque eran buenísimas, pero el asesor que nos acompañó en el proceso y desde Japón nos recomendaron hacerlo; nos aseguraron que tendríamos un ahorro de energía del 50%*. Nosotros no lo creíamos, pero ¡es verdad! Se montaron los ascensores, comenzaron a funcionar y a los tres meses en el cuadro de proyecto que manejamos se veía el ahorro. Gracias a este beneficio le pudimos devolver dinero a los residentes de la Torre A”.

Cristina asegura que se casaron con Mitsubishi Electric por su calidad “siempre han estado atentos a todos los requerimientos que les hemos hecho y luego de realizar la modernización de los ascensores no hemos tenido problemas con ellos, siempre han funcionado muy bien. Mitsubishi Electric tiene un programa de mantenimiento mensual muy estricto y eso hace que los ascensores no se dañen, ni tengamos que estar llamando para repararlos, eso nos ha gustado mucho de la marca”.

Luego de lograr la modernización de la torre A, que es el edificio donde funcionan las oficinas, los residentes de las torres B y C no quisieron dejar pasar esta oportunidad, así que gracias a la buena experiencia vivida decidieron invertir en modernizar sus equipos. En palabras de Cristina, este cambio fue posible gracias al constante acompañamiento y las facilidades que les dio Mitsubishi Electric “Aunque los ascensores de estas torres no presentaban tanta necesidad de cambio, lo logramos, porque Mitsubishi Electric nos hizo una muy buena propuesta, muy buena financiación que no nos ofreció ninguna otra de las empresas que licitaron para el proyecto, además nos dieron un buen precio”.

Las ventajas obtenidas luego de este proceso han sido varias. Ahora los usuarios y residentes cuentan con ascensores de alta velocidad se transportan más rápido, han reducido sustancialmente los tiempos de espera y tienen mayor comodidad. Además, para la copropiedad el cambio ha sido importante pues con la modernización las tres torres se han valorizado “Es una inversión, el valor de la copropiedad hoy en día es mayor, los ascensores son un bien exclusivo, esencial para que funcione un edificio, si los ascensores no son buenos el edificio baja su valor”. Por ello el cambio es percibido positivamente por los propietarios, residentes y usuarios.

Otro beneficio de contar con equipos de Mitsubishi Electric es el acompañamiento constante de la marca con sus clientes, Cristina afirma que siempre han estado muy atentos a los requerimientos e inquietudes y el calendario de mantenimientos preventivos mensuales evita que los ascensores se dañen, prolongando la vida útil de los aparatos y asegurando su perfecto funcionamiento.

La recomendación de Cristina Unda es clara: para ella, Mitsubishi Electric significa calidad, excelencia, compromiso y confort.

*Cifra obtenida de los comparativos mensuales de consumo de energía eléctrica antes y después de la modernización de los equipos Mitsubishi Electric medido en un contador independiente. Este porcentaje de ahorro puede variar de acuerdo a la antigüedad del equipo a modernizar y de las máquinas nuevas que se instalen.